Razones para votar en contra del Proyecto que crea el Estatuto Laboral para Estudiantes de Educación Superior

Comparte en tus Redes

Sobre el contrato especial para estudiantes trabajadores. Es cierto que el proyecto que  votamos es muy distinto al que Ingresó:

  • El Proyecto original permitía el despido sin fuero, ahora no.
  • Excluía indemnizaciones por años de servicio, ahora no.
  • No reconocía antigüedad laboral, ahora si la reconoce.

Pero a pesar de lo anterior, aun el proyecto mantiene rasgos de precarización de derechos laborales, con un sistema de pago por hora trabajada, una jornada flexible que permite hasta 12 horas de trabajo por día, renuncias a días festivos que, aunque lo presenta aquí como un derecho del trabajador, es sabido por todos que en la práctica será una imposición por parte del empleador, y al que no le guste, para la casa.

Siendo bien claro, ¿qué estamos permitiendo si aprobamos este proyecto?

Estamos entregando una herramienta de reducción de costos en mano de obra para los empresarios de nuestro país. La masa laboral que hoy ocupa los puestos de trabajo en la mayoría de los centros comerciales, restaurantes, y locales nocturnos, y que tienen a su haber un contrato de trabajo ordinario, con una mayor protección, serán remplazados por una gran masa de estudiantes que tendrán a su haber un contrato especial “flexible” en horarios y el sueldo, pero “inflexible” a los derechos laborales.

Piensen entonces ustedes ahora como empleador, tienen en frente la posibilidad de abaratar costos que antes eran fijos, y convertirlos en costos variables según número de horas que requiera para vender u ofrecer mi producto, porque si antes para mi tienda necesitaba 5 vendedor a contrato ordinario de 45 horas semanales, ahora los puedo remplazar por 10 jóvenes estudiantes con jornadas móviles y a un costo por hora menor. Díganme ustedes si no lo tomarían, si no van a despedir a los trabajadores a contrato ordinario y pasar a esta modalidad. Aquí es donde esta el riesgo de aprobar este proyecto.

Ahora, si la defensa a este proyecto es otorgar más posibilidades laborales a los jóvenes estudiantes, pues entonces me pregunto dos cosas:

Qué se puede hacer con éste nuevo contrato que quieren aprobar que no se pueda hacer con el actual contrato de trabajo. Y dos;

Donde queda la calidad de vida del trabajador universitario si gracias a este contrato puede llegar a trabajar 30 horas semanales, pudiendo inclusive alcanzar las 12 horas diarias, si además debe dedicar la otra mitad del día a estudiar… porque ese es un punto olvidado, se exige ser estudiante, pero no se toma en consideración las necesidades de los estudiantes, porque no se prioriza la educación, porque sólo se les reconoce un permiso para ir a dar un examen y volver, pero no para el estudio propiamente tal, y por eso sé que este proyecto tiene un enfoque empresarial y no de oportunidades para los jóvenes estudiantes.

Estamos entregando una herramienta de reducción de costos en mano de obra para los empresarios de nuestro país!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *