¿Qué es el Ingreso Familiar de Emergencia?

Comparte en tus Redes

El Ingreso Familiar de Emergencia es un subsidio especial, que consiste en tres aportes estatales y que se entrega con ocasión de la emergencia actual por la pandemia de Covid-19.

Para definir quiénes tienen derecho a recibir el Ingreso Familiar de Emergencia y los montos que se recibirán en cada caso, es necesario distinguir tres hipótesis:

1.            Hogares con ingresos informales

Los beneficiarios en este grupo, serán:

  • Hogares que se encuentren en el 90% más vulnerable del actual Registro Social de Hogares.
  • Que además, sean calificados dentro del 60% más vulnerable de acuerdo al nuevo “Indicador Socioeconómico de Emergencia”.
  • Hogares en que ninguno de sus miembros se encuentre recibiendo ingresos formales.

El monto del beneficio en estos casos, será el que señala la tabla de referencia del proyecto de ley:

Número de integrantes del Hogar Monto del aporte extraordinario    
  Primer aporte Segundo aporte Tercer aporte
Hogar             integrado por 1 persona $65.000 $55.250 $45.500
Hogar             integrado por 2 personas $130.000 $110.500 $91.000
Hogar             integrado por 3 personas $195.000 $165.750 $136.500
Hogar             integrado por 4 personas $260.000 $221.000 $182.000
Hogar             integrado por 5 personas $304.000 $258.400 $212.800
Hogar             integrado por 6 personas $345.000 $293.250 $241.500
Hogar             integrado por 7 personas $385.000 $327.250 $269.500
Hogar             integrado por 8 personas $422.000 $358.700 $295.400
Hogar             integrado por 9 personas $459.000 $390.150 $321.300
Hogar integrado por 10 o más

personas

$494.000 $419.900 $345.800

En este punto, se verifica la primera “mejora” incorporada por el veto presidencial: se avanza desde una cobertura al 40% en el ISE al 60% en el ISE. En todo caso, en este punto resultó bastante curioso que el IF del veto señalara que este incremento, que fue ampliamente solicitado por la oposición en el trámite regular, no representa gasto alguno, porque el IF original estaba proyectado en un escenario “amplio” y el segundo IF en un escenario conservador, razón por la cual el gasto proyectado no aumentaría, al aumentar la cobertura en un 20% del indicador.

En todo caso, como puede verificarse del análisis de la tabla, el beneficio se mantiene en app. $65.000 por persona en el primer pago y en el marco de las familias de hasta 4 integrantes. A medida que el número de integrantes aumenta, el beneficio “per cápita” decrece. Del mismo modo, el beneficio es decreciente en el tiempo, como puede verificarse en la tabla. El segundo y tercer pago, son inferiores que el primero. Este “problema” del decrecimiento del beneficio se presenta en las tres hipotesis que se plantean.

2.            Hogares con ingresos formales

En esta categoría, ingresan aquellos hogares, cuyos miembros mayores de edad perciban algún tipo de ingreso formal (pensiones, rentas, subsidios, seguro de desempleo), pero ingresan en condiciones bastante estrictas, a saber:

  • Que el total de los ingresos formales que tenga el hogar, sean inferiores a lo que le correspondería como primer ingreso, según la tabla de montos.
  • Que pertenezcan al 90% más vulnerable en el RSH actual.
  • Que califiquen dentro del 40% más vulnerable en el nuevo Indicador.

El monto del beneficio, en este caso, será del 50% que le correspondería, de acuerdo al número de integrantes de la familia, en relación con la tabla

En esta hipótesis, el veto repuso exactamente lo mismo que se había rechazado antes por parte de las Cámaras, sin ninguna innovación.

3.            Beneficio especial para adultos mayores que reciben la PBS

Como forma de innovar en el veto, para destrabar las negociaciones, el Ejecutivo agregó un grupo nuevo de beneficiarios, constituido por los mayores de 70 años, que sean beneficiarios de la pensión básica solidaria y que se encuentren en el 80% más vulnerable del RSH actual.

En este caso, el beneficio será sólo para acceder a una segunda cuota que será de $55.250 y una tercera cuota que será de $45.500. No habrá en estos casos pago alguno en la primera cuota.

Esta cuota a recibir, se multiplica por cada miembro del hogar que esté en la condición prevista (+70 años/receptor de PBS). Si estos hogares también tuvieran derecho a acceder al beneficio del 50% de los montos de la tabla, como hogares formales, percibirán finalmente el monto que sea superior.

En cuanto al procedimiento de concesión del beneficio, este operará de forma automática para aquellos hogares que cumplan con los requisitos establecidos, en la medida que estos formen parte de:

  • Los hogares beneficiarios del Subsidio Único Familiar (40% más vulnerable del RSH actual).
  • Hogares adscritos al subsistema “Seguridades y Oportunidades”. En general, hogares en condiciones de pobreza o pobreza extrema, o en condiciones de vulnerabilidad especial.
  • Beneficiarios del Subsidio de Discapacidad Mental (personas en tal condición, que pertenecen al 20% de los hogares más vulnerables del RSH).

En todos los demás casos, que por regla general será el de las familias que estén por sobre el 40% más vulnerable actual y en el nuevo indicador (ISE), el beneficio deberá impetrarse por un miembro mayor de edad de la familia, ante la Subsecretaría de Servicios Sociales o ante el IPS. Pueden postular en cualquier momento, en un lapso de 70 días luego de la publicación de la resolución que regulará el nuevo Indicador Social de Emergencia, pero si no postulan dentro de 10 días, se entiende que renuncian al primer aporte. Si no postulan dentro de 40 días, se entiende que renuncian al segundo aporte y si no lo hacen en 70 días, se entiende que también renuncian al tercer aporte.

Finalmente, cabe señalar que el nuevo Indicador Social de Emergencia es una nueva herramienta dispuesta por el MIDESO-F para evaluar la concesión del beneficio, que tiene por objeto, dar cuenta de la situación actualizada de los hogares, considerando que muchos de ellos que estaban dentro del 90% más vulnerable del RSH, pueden haberse visto desmejorados en su situación económica, por efecto de las medidas de distanciamiento social y cuarentenas dispuestas por la autoridad. El llamado que debe hacerse es a que las familias se incorporen o actualicen sus datos en el actual RSH y que en el caso de que sus ingresos se hayan visto efectivamente desmejorados desde marzo de 2020 en adelante, realicen la actualización en los términos que definirá la resolución respectiva (que aún no se dicta).

LA/Asesoría Bancada PS/2020

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *