Primer paso concreto hacia una nueva constitución para Chile

Comparte en tus Redes

A las 2.25 am del jueves 5 de noviembre, diputados y diputadas de los Partidos Socialita, Unión Demócrata Independiente, Por la Democracia, Liberal, Evópoli, Comunes, Radical, Revolución Democrática, Demócrata Cristiano, Comunes, Convergencia Social firmaron, anunciaron y entregaron al  gobieron un  documento que denominaron «Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución».

Esto luego de 39 años regidos por la constitución de 1980, en la época de la dictadura de Pinochet en Chile.

El acuerdo tiene como objetivo «buscar la paz y la justicia social a través de un procedimiento inobjetablemente democrático».

En el primer punto, el acuerdo afirma que «los partidos que suscriben este acuerdo vienen a garantizar su compromiso con el restablecimiento de la paz y el orden público en Chile y el total respeto de los derechos humanos y la institucionalidad democrática vigente».

Dentro de los 12 puntos se explica que se «impulsará» un plebiscito para abril del 2020.

Este plebiscito le consultaría a la ciudadanía 2 preguntas. Primero, si se quiere una nueva constitución y segundo y sobre la redacción de la constitución, si se desea con una Convención Mixta Constitucional o Convención Constitucional (que se entiende también por Asamblea Constituyente). La primera opción sería partes iguales entre personas electas y parlamentarios y parlamentarias en ejercicio. Y la segunda, serían personas elegidas para redactar – cual sea la opción ganadora –  la constitución, en octubre del 2020.

Se consagra en el punto 7 que «la nueva constitución regirá en el momento de su promulgación y publicación derogándose orgánicamente la constitución actual», con un plebiscito ratificatorio, mediante sufragio universal obligatorio.

El diputado Luis Rocafull presenta sus observaciones sobre «lo importante de este acuerdo y el punto de inflexión que hará en la convivencia del país. Es trascendental la forma en que se va a construir la nueva constitución, con participación de toda la ciudadanía a través de un plebiscito y  tener la certeza de lo que la gente quiere.

Hay una participación activa de la gente. Y que la puedan redactar ciudadanos y ciudadanas, elegidas por la comunidad, me parece importante, potente, porque es un acto democrático para hacer la carta magna de Chile».

 

 

 

 

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *