Pensiones. Un deber ético frente al país

Comparte en tus Redes

Frente a los dichos del Seremi de Gobierno de Arica y Parinacota, Víctor Mardones, en el Diario La Estrella de Arica el día sábado 11 de mayo en sección Comentarios, es menester aclarar que la Reforma de Pensiones del Gobierno, que se encuentra en trámite en el parlamento, suponía a lo menos una gran premisa básica: Solucionar en los inmediato el drama que viven cientos de miles de familias chilenas que no pueden seguir viviendo con las pensiones de miserias que le entrega el sistema de AFP.,

Dicho esto, es necesario aclarar los parlamentarios queremos legislar para que todos los chilenos y chilenas accedan a una pensión digna y suficiente. Y ese ha sido el ánimo y nuestra disposición, lo que no estamos dispuestos es a realizar grandes anuncios que después quedan en nada.

El problema es urgente, en los próximos 20 años se van a jubilar cerca de 3 millones de personas. Es esencial que una reforma previsional mejore significativamente las pensiones. La actual propuesta del gobierno NO aumenta en lo inmediato las pensiones de los actuales jubilados. No aborda adecuadamente el problema de las bajas pensiones de los actuales jubilados y de quienes están próximos a pensionarse. Es decir, estamos frente a puras promesas progresivas en el tiempo que no se hacen cargo del problema inmediato que tiene el país. Esto no se logra con largas gradualidades y aumentos bajos producto de no abordar las falencias estructurales del sistema.

Otro ejemplo de letra chica en este proyecto es el supuesto aporte a las mujeres. El aporte adicional para mujeres no es suficiente, su impacto será muy reducido por los requisitos de años de cotización. Cerca de un 50% de las mujeres registran menos de 16 años de cotizaciones por lo que no accederán a los beneficios. Una mujer con 16 años de cotizaciones recibirá un aporte adicional de $1.380. No se avanza en una real mayor equidad de género que permita mitigar los efectos negativos del sistema en las pensiones de las mujeres.

La reforma previsional tiene que ser fiscalmente responsable y junto con aumentar el ahorro previsional debe introducir componentes de solidaridad en el sistema contributivo. Abordar todos estos desafíos sin un rol protagónico del Estado es pan para hoy y hambre para mañana. El gobierno ha dicho que el proyecto se financia con las holguras fiscales de aquí al 2030. Sin embargo, las proyecciones económicas no son favorables y las pensiones no pueden depender solo de las holguras, necesitan financiamiento seguro y de largo plazo para no comprometer al fisco de forma irresponsable.

Es por estas razones que exigimos al Gobierno legislar con seriedad, sin promesas y con hechos concretos, haciendo eco al clamor popular que durante años ha pedido a gritos una modificación real e integral al sistema de pensiones de Chile.

LUIS ROCAFULL LÓPEZ

DIPUTADO DE LA REPÚBLICA

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *