Arica y Parinacota con más energía

Hemos dado un importante salto en materia de redistribución energética. Hoy, los sistemas interconectados de energía tanto del Centro y Sur del País, con el SING (sistema interconectado del norte grande), están unidos entre si.

En términos simples, si queremos entenderlo a modo de ejemplo, si encendemos una ampolleta, no vamos a saber en que parte del País fue producida esa energía, en el norte, en el centro, o provendrá del sur. Es mas, no sabremos cual es el origen de ella.

Esto, por supuesto trae consigo varias ventajas, entre ellas, por un tema de eficiencia sus costos debieran bajar.
Por otra parte, con esto se asegura el suministro y no quedamos expuestos a los constantes y prolongados cortes, cuando potenciales clientes demandan mayor energía en sus momentos peak de producción.

Pero este nuevo sistema es mas que los beneficios que hemos comentado. Esta nueva modalidad nos da una importante oportunidad de negocio para nuestra Región. A partir de la radiación solar estamos en condiciones de producir energía eléctrica para inyectarla en este sistema.

Dicho lo anterior, me parece que debemos tomar la iniciativa y no debemos esperar a un privado para llevar a cabo esta idea. Tenemos los medios para ejecutarlo, el recurso humano a partir de la Universidad de Tarapacá, CORFO y otras instituciones públicas, para crear una alianza estratégica que en un futuro cercano podrían concretar este innovador y ambicioso proyecto.

Cuando hablamos de Regionalización, precisamente es a través de este tipo de iniciativas la forma concreta para hacernos responsables de nuestro futuro. Por lo tanto, acá tenemos un camino que debemos surcar. Atrevámonos. 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *