Alegatos en la Haya: ¿Será este evento un mero trámite, donde se da por sentado que Chile es el ganador?

Comienzan los alegatos en la Corte Internacional de Justicia, donde cada país estará representado por un agente y un grupo de abogados que han sido contratados para esta ocasión. Entonces las estrategias comunicacionales, la bandera más larga del mundo (¿estará inscrita en los récords de Guinness?), la presencia o no de los jefes de Estado o de numerosas comitivas, no tiene incidencia alguna en la decisión que tomen los jueces.

Ello estará basado en los argumentos escritos presentados con anterioridad al juicio y en las exposiciones jurídicas que los respectivos abogados realizarán.

Importante, creo señalar como se han dado los hechos hasta ahora. Recordemos que en las presentaciones preliminares, Chile pidió a la C.I.J. declararse incompetente frente a la demanda de Bolivia y la Corte lo hizo parcialmente, diciendo que efectivamente que ellos no tenían facultades para la revisión del tratado, pero que no se inhibían en revisar si se había concretado en algún momento “Derechos Expectaticios”, los cuales a mi parecer no tiene sustento alguno.

Obviamente, sabemos que por ningún motivo vamos a perder territorio, esto no solo por el tratado de 1904 (El cual Chile ha cumplido en su totalidad), sino también por otro tratado que es el suscrito con Perú en 1929, el cual condiciona la cesión de territorio fronterizo. Por último, y los más relevante, en este Juicio tampoco está en juego nuestra soberanía.

Entonces, ¿será este evento un mero trámite, donde se da por sentado que Chile es el ganador?

No, algún fallo novedoso puede emitir La Corte, el cual adverso o no a Evo Morales, luego del veredicto sabrá sacarle dividendos en beneficio de su carrera presidencial. Chile por otra parte, tampoco se quedará atrás y nuestra ventaja, es que somos un país serio que respeta los acuerdos y que promueve el diálogo antes que nada.

Sin embargo, esto tiene otra arista y es donde repercute este problema, de la misma manera como perdimos con Perú, donde tuvimos que ceder parte de “…ese mar que tranquilo nos baña…”, los únicos perjudicados fueron los habitantes de la Región de Arica y Parinacota, quienes vieron reducidos su zona de exclusividad económica. Vuelve a ser esta tierra la más sensible a este conflicto.

Claro, hoy dirán que el escenario es distinto, se han hecho mejor las cosas que en esa ocasión, ha habido mayor prolijidad o simplemente no está en juego el territorio.

Pero insisto, no es ese el problema o argumento para la tranquilidad, tiene que ver con el verdadero compromiso que el Estado de Chile tiene con Arica y Parinacota, la zona extrema del norte. Son sus habitantes quienes han asumido el costo de estos tratados, conviviendo a diario con ellos. Contemplando la implementación de leyes excepcionales en los países vecinos para su desarrollo, lo que no vemos en el nuestro.

En la actualidad el concepto de soberanía tiene que ver con una fuerte inversión pública, con incentivos al sector privado, con mejores oportunidades a sus habitantes.

Como también definir o resolver temas pendientes que aún perduran, lo cual en algún momento debiera abordarse y no esperar alguna sorpresa, como nos ha sucedido.

Los conflictos con los países vecinos podrán bajar en algunos momentos su intensidad pero siempre van a estar si como Estado no asumimos un rol más proactivo, y en ese contexto Chile tiene en Arica y Parinacota un potencial protagonista para la verdadera integración con gran parte de los países Latinoamericanos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *